Muchos emprendedores carecen de una imagen profesional por ser primerizos o jóvenes y esto hace que su empresa no crezca como tenían planeado.

Te ayudamos a que no seas de esos y tu empresa de la imagen profesional que deseas.

Elige un buen nombre
Un nombre grande que sea descriptivo y fácil de recordar.

Contesta profesionalmente
Cada vez que alguien llame contesta de forma clara diciendo el nombre de la empresa, si trabajas desde casa procura no tener ruidos de fondo.

Graba un mensaje profesional
El mensaje que escuchen en el contestador es importante ya que dice mucho de tu atención al cliente, uno de los puntos fuertes de las buenas empresas. El mensaje tiene que sonar claro, amable, profesional y corto.

Conviértete en un experto al describir lo que haces
Haz un guión fácil de recordar sobre lo que hace tu empresa, tienes que tener una frase que te sirva de eslogan a la hora de responder a lo que te dedicas.

Diseña la papelería
Imprime tarjetas de presentación
de dos colores, unas en negro y otras en el color que decidas, no olvides imprimir sobres a juego. Diseña un logotipo para cuando imprimas cualquier documento que harás llegar a clientes y proveedores.

Utiliza las redes sociales
Aprovecha al máximo todas estas herramientas para promocionar tu empresa, pero marca el límite, no hartes a las personas que te siguen porque dejaran de hacerlo.

También te puede interesar

10 empresas que parecían una locura

¿Qué reglas seguimos en Twitter?

Cómo hacer que el cliente confíe en tu empresa