La pregunta que debes plantearte es: Cuándo debo iniciar un cambio que sea bueno para mi trabajo, mi familia y para mí. Es entonces cuando quizás llegues a esa tan deseada armonía.

Pero realmente la palabra equilibrio no existe, lo que tienes que buscar es un mayor control de tu vida y aprender a perseguir aquellas habilidades que te conduzcan a conseguir un cambio, habilidades como ser un líder en todas las facetas de tu vida sin importar la edad, el cargo, o el papel familiar que desempeñes.

Por eso te dejamos algunos ejercicios para que te sea más fácil llegar a la integración entre vida y trabajo. Prueba alguno y observa como mejora tu capacidad para integrar las diferentes partes de tu vida.

Los cuatro círculos
Toma 100 puntos de tu vida y ordénalos de acuerdo a la importancia que tienen en este momento para ti; trabajo, hogar, vida personal. Dibuja cuatro círculos para representar los diferentes puntos, dando a cada uno el tamaño correspondiente a la importancia que tiene en tu vida. A continuación mueve los círculos para demostrar si se superponen unos a otros, si se solapan más que los intereses que persigues en cada ámbito serán compatibles. Esta imagen será necesaria para ver que partes de su vida pueden o no solaparse.

La conversación de arranque
Coloca algo acerca de tu familia o amigos en tu lugar de trabajo ya sea una foto o algún objeto que te recuerde a ellos y algo del trabajo en casa. Esto provocara la curiosidad de las personas y hará que te pregunten acerca de estos aspectos, así tu podrás expresar lo importante que son para ti en tu vida. Es un gesto sencillo que te ayuda a crear conciencia de lo que tú eres como persona.

¿Quién más importa?
Para conseguir la vida que deseas, necesitas la ayuda de otros. No hay forma de evitarlo, somos seres sociales y necesitamos tener nuestras redes de apoyo. Haz una lista de todas las personas o grupos de personas que son importantes para ti en cada parte de tu vida, ahora escribe porqué esas personas son importantes para ti y tu futuro y como ellos y tú se pueden ayudar.

Ponte a punto
Esto es como una revisión del dentista, cada cierto tiempo es necesario hacerla, con frecuencia pero no todos los días. Es crear el momento adecuado para analizarnos y ver si necesitamos algún ajuste. Tienes que hacerte una pregunta: ¿Estoy viviendo de manera consecuente con lo que me importa? Tomate 20 minutos para ver cómo está funcionando el motor interno de tu vida.

Transferir talentos
Haz una lista de los talentos y capacidades que ha ido adquiriendo en los últimos años y cómo podrías aplicarlos en las diferentes partes de tu vida. Si sabes tocar el piano, quizás enseñar a tus hijos sea una buena forma de pasar tiempo con ellos.

Recuerda que no es fácil conseguir el equilibrio, pero tienes que tratar de ayudar a las personas que te importan porque así estas también lo harán. Es de vital importancia saber establecer épocas, porque nuestras prioridades suelen cambiar con el tiempo. A lo mejor no llegas al equilibrio perfecto pero si puedes mejorarlo.

También te puede interesar

10 empleos que mejor equilibran la vida personal y el trabajo

10 Signos de que tú trabajo te genera ansiedad

Cómo vivir un perfecto día laboral