1. Trabajo flexible. Los empleados ya no están obligados a ir a la oficina, trabajar en una pequeña mesa de 9 a 5 de la tarde. Es algo mucho más abierto.

2. Trabajo personalizado. varias maneras de personalizar el trabajo. Por ejemplo, ser contratado para un mismo puesto a largo plazo, prácticamente no existe.

3. Acciones de información: La mentalidad de “el conocimiento es poder” significa que los empleados atesoraban información para que nadie más pudiera atribuirse el mérito de sus ideas. Eso se desbanca por completo.

4. Nuevas formas de comunicarse y colaborar. El correo electrónico ya no es la forma más eficaz o eficiente para comunicarse o colaborar. Muchas de las tecnologías emergentes, tales como plataformas de colaboración internas van a comenzar a sustituir correo electrónico en muchas situaciones.

5. La posibilidad de convertirse en un líder. Por primera vez en la historia de la empresa, los empleados tienen la oportunidad única de convertirse en líderes dentro de sus organizaciones mediante el intercambio de sus ideas y comentarios de una manera pública y transparente para sus compañeros, gerentes y ejecutivos.

6. Aprendizaje de trabajo. Mucho más valioso que el conocimiento es la capacidad de aprender cosas nuevas y aplicar esas inclinaciones a los nuevos escenarios y entornos. Esto es lo que el empleado del futuro debe centrarse en “aprender a aprender”.

7. Aprender y enseñar voluntad. La forma tradicional de aprender y enseñar se guió en gran medida por las organizaciones que establecen los programas de capacitación, manuales y cursos establecidos. La tecnología hace que los empleados y la información estén juntos en cualquier lugar, en cualquier momento y en cualquier dispositivo. Esto significa que el aprendizaje y la enseñanza pueden ocurrir entre los empleados sin programas o manuales de capacitación corporativa oficiales.