Sergio Marchionne, nuevo consejero delegado de la firma automovilística tras el despido del antiguo consejero delegado Luca Cordero di Montezemolo, lo ha hecho oficial como parte de su programa de reestructuración en el que se incluyen reducción de costes y una expansión del negocio para los próximos cinco años.

Actualmente el 90% de las acciones de Ferrari son propiedad de Fiat Chrysler, ese 10% restante pertenece al hijo del fundador de la escudería, Enzo Ferrari. El porcentaje que saldrá a Bolsa será un 20% procedente de Fiat-Chrysler.

Con este nuevo equipo consejero liderado por Sergio Marchionne también se ampliará el objetivo de producción a 10.000 unidades anuales. Ferrari seguirá siendo un objetivo estratégico para la compañía, y se gastarán 60.700 millones de dólares en investigación y desarrollo. Además Ferrari se restructurará, sus unidades de negocio se separarán para que las más débiles actualmente como el mercado ruso o brasileño no afecten al resto.

María Salas para Robb Report