Hoy en día todo cambia a un ritmo frenético, pero las transformaciones en el sector de la comunicación y el marketing quizá sean todavía más vertiginosas. Por eso, hablar de una década en estos ámbitos supone toda una vida… Precisamente hace poco más de diez años, en 2008, nacía la agencia de medios Infinity Media en Barcelona de la mano de dos expertos en la materia –Alberto Gost y Alex Lawton–, en plena efervescencia de la irrupción de las redes sociales y con la ambición de explorar nuevas y más eficaces vías de comunicación entre un mercado cada vez más diverso y un consumidor más versátil y exigente. “Infinity Media surge como respuesta a la consolidación de una oferta de agencias de medios pertenecientes a grupos cotizados donde el modelo de trabajo respondía más a intereses internacionales que a los propios de los clientes”, explica a Forbes Enrique de la Torre, director general de la compañía. “Creímos que había un perfil de clientes que no eran prioritarios en este modelo de grupos cotizados y que no estaban atendidos como se merecían”.

Hoy pueden afirmar que el tiempo les ha dado la razón, y actualmente la mitad de los anunciantes ya trabajan con agencias independientes, siendo estas las más valoradas por los clientes. En su caso, los laboratorios Esteve, Betway, la hidroléctrica EDP, FC Barcelona o García Baquero son solo algunas de las empresas que confían en ellos.

Constante evolución

Infinity Media arrancó como agencia de medios, pero ha conseguido incorporar otras áreas de servicio en estos diez años de andadura. Siguiendo una cultura test & learn, ha logrado crear una propuesta integrada de marketing y publicidad, que incluye el diseño y gestión de campañas de medios analógicos y digitales, estrategias de contenidos orgánicos y de inbound marketing, eventos y experiencias de marcas, y el uso de tecnología aplicada a la investigación de consumidores, optimización de retornos de campaña y explotación de data en plataformas digitales.

Esta estrategia de diversificación de servicios se completó este año con el nacimiento de una empresa de data, especializada en proveer servicios avanzados de consultoría alrededor del dato, su recabado, procesamiento y explotación, con un enfoque agnóstico en cuanto a tecnología. Su equipo lo conforman profesionales con vasta experiencia en el campo de la ciencia del dato y su análisis, habiendo apoyado la transformación digital de docenas de grandes multinacionales de Fortune 500.

Una evolución de sus servicios y de su posicionamiento, que también ha estado acompañada de una expansión geográfica. Su primera sede estaba ubicada en el Paseo de Gracia de Barcelona, ciudad natal y residencia habitual de sus fundadores. Durante ese periodo inicial, se centraron en mantener a sus clientes fundacionales e ir abriendo negocio poco a poco. Una vez que este estuvo consolidado, se plantearon abrir Madrid y en 2015 arrancaron con éxito sus oficinas en la capital. A esto le seguiría un año después, en 2016, la apertura de una nueva sede en Gijón, “como respuesta al compromiso de Infinity Media con las necesidades locales de los clientes”, asegura Enrique de la Torre. “En España, más allá de Madrid y Barcelona, hay mucho talento y oportunidades, por lo que nuestra idea es la de seguir expandiéndonos por otras zonas geográficas”.

La clave de la diferenciación

Hoy Infinity Media disfruta de una posición de privilegio en el mercado publicitario “aportando una voz única, diferente y, sobre todo, ajena a los intereses de los grandes grupos publicitarios”. Esa diferenciación se basa, sobre todo, en la organización de equipos multidisciplinares, recursos estratégicos in house (media, data, content y digital) y todo lo que esté alrededor de las necesidades del cliente para conectar con las personas. “Tenemos vocación por aprender, por la formación continuada en nuevas tendencias de marketing y comunicación. Nuestros equipos son animados a crear y desarrollar sus propios proyectos de valor para los clientes”.

Todo esto les permite realizar una consultoría en medios verdaderamente neutral y personalizada a cada anunciante, lo que da sus frutos en la cuenta de resultados. Hoy es la agencia independiente de medios de mayor crecimiento: su facturación en 2018 fue de 37,5 millones de euros según datos de Infoadex y su plantilla ya supera los 60 profesionales. Además, cuenta con un alto reconocimiento en el mercado, tal y como muestra el Agency Scope de la consultora Scopen, donde aparece como la segunda agencia española “más recomendada del mercado” por sus clientes, y la primera en “servicio a cliente”.

Un incuestionable éxito que se basa en una acertada filosofía empresarial que se puede reumir en el concepto #freshpeople que usan en sus campañas y que consiste en “construir relaciones entre personas y marcas/negocios desde la honestidad y el compromiso, a través de una gestión rentable, eficaz e innovadora”.