Desde su llegada a la Casa Blanca, el presidente norteamericano ha utilizado Twitter como su principal vía de comunicación con el mundo. Mensajes a menudo polémicos que han incendiado las redes sociales e incluso las relaciones diplomáticas y comerciales. He aquí unos buenos ejemplos de ello…

Bank of America Merill Lynch asegura que los días que Trump tuitea menos (menos de cinco mensajes), al mercado le sienta bien porque suele tener un rendimiento positivo. Y lo contrario: cuanto más escribe, peor se comportan los mercados.

El semanrio The Economist publicó en 2001 un artículo que decía que las semanas de luna llena los mercados solían rentar un 8,3% menos que las semanas que tenían luna nueva.