1. Ser realista: Entender el mercado en el que se trabaja. Ser realista acerca de los salarios que se pagan en el sector.

2. Conocer las políticas de tu empresa: por ejemplo, algunas empresas sólo proporcionan un aumento de sueldo una vez al año.

3. Comprender el estado de tu empresa: ¿puede soportar un aumento de sueldo?

4. Programar tiempo para la discusión

5. Justificar tu solicitud: Construye tu modelo de negocio para justificar tu solicitud (formas que ha ayudado a la compañía ganar o ahorrar dinero).

6. Presentarte bien: Te estás vendiendo a ti mismo por lo que te debes presentar de una manera profesional para la solicitud.

7. Evitar el ultimátum: Minimiza sus emociones, se adhieren a los hechos sobre la base de resultados.

8. Preguntar y esperar: Al igual que cualquier buen vendedor, el silencio puede ser tu mejor amigo. Después de hacer una pregunta importante, mejor esperar.

9. Construir un plan: independientemente de la respuesta, se deben entender los pasos a seguir y construir un plan para llegar dónde se quiere ir.

Si te dicen que sí al aumento: tener claro cuándo y cómo se va a recibir.

Si te dicen no: ¿Por qué no y qué tengo que hacer para conseguirlo?

10. Por último: Dar las gracias a tu jefe por su tiempo, y envía un escrito de agradecimiento.