Te damos unas claves para que enganches la atención del departamento de recursos humanos.

1. Hacer una carta de presentación genérica.
Es un error muy común tanto en las cartas como en los currículums. Tiene que ser específica para el puesto al que se opta y para la empresa. Toma en cuenta lo que la empresa busca para que puedas incorporarlo en tu redacción.

2. Faltas ortográficas.
No existe peor forma de dar una mala imagen que tener faltas de ortografía o mala redacción.

3. No mencionar el puesto solicitado.
Es importante mencionar el puesto y adecuar la carta a él. Ya que si no podría parecer una carta genérica.

4. Tutear.
Mucho cuidado con mezclar el tú con usted, es un error muy común.

5. Aprende la finalidad de la carta.
No se trata ni de un cv resumido, ni de la historia de tu vida. La finalidad es explicar porqué eres el candidato adecuado para el puesto, dando ejemplos de lo que puedes ofrecer, según las cualidades de la empresa.

6. Los rodeos.
Hay que poner los datos de manera directa con frases sencillas y cortas. Evitar los datos irrelevantes, hay que seleccionar muy bien lo que se dice.

7. Una mala despedida.
Muchas personas olvidan que quien lee esta carta es otra persona, por lo que no olvides despedirte de una manera cordial y agradece el tiempo que se ha tomado en leer tu candidatura.