Todos, absolutamente todos los seres humanos se encuentran a lo largo de su vida ante situaciones incómodas. Es lo primero que debes pensar, que no eres el único, y aunque otros puedan aprovecharse de ese momento para herirte, seguramente ellos también habrán vivido algo parecido.

1. Quítale importancia al asunto. Como decimos, todos tenemos que afrontar en algún momento de nuestra vida situaciones incómodas. Por eso, intenta abordar el momento con naturalidad.

2. Enfrenta la situación, no la esquives. Una vez que ya ha surgido, no servirá de nada evitar el momento. Lo mejor es afrontarlo y aprender la lección para la próxima vez que estés ante una circunstancia parecida.

3. Adopta una posición relajada, aunque por dentro estés nervioso. Para hacer frente a situaciones incómodas intenta que el resto no se dé cuenta de que te está resultando así.

4. Prueba a dialogar sobre el tema si hay otra persona afectada. Así podrás ver distintos puntos de vista sobre la misma situación. Si es la otra persona la que te pone en esa circunstancia incómoda, también prueba a dialogar con ella. Hablando se entiende la gente.

5. Prepárate por si pudiera volver a ocurrir, no caer en los mismos errores. Hay circunstancias que se pueden prever. Así que si puedes evitar que surjan este tipo de situaciones, mejor.