No solo sirve con llevar la entrevista preparada, también debes cuidar tu forma de vestir. No te decimos qué es lo que debes llevar, porque según la forma de ser de cada uno, elegirá unas prendas u otras. Por eso, es mejor enseñar las prendas que nunca debes llevar a una entrevista de trabajo.

1. Zapatillas de hacer ejercicio. En general, aconsejamos que no se lleve ningún tipo de deportiva, pero sí es verdad que algunas parecen zapatos más formales. Lo que está terminantemente prohibido es llevar las mismas zapatillas que utilizas para correr o para ir al gimnasio.

2. Ropa demasiado ajustada u holgada. La ropa demasiado ajustada a veces puede parecer una provocación. Y tanto como si las prendas son demasiado estrechas o grandes, parecerá que no es tuya la ropa, que te la han prestado para la entrevista.

3. Ropa informal. Vale más pecar de ir demasiado arreglado que desaliñado. ¿Por qué? Porque así demostrarás que te has arreglado porque te importa conseguir el empleo.

4. Colores o estampados muy llamativos. Deseamos que el seleccionador se concentre en lo que estamos contando, por eso no debemos llevar ropa que llame demasiado la atención. Tampoco excesivos complementos.

5. Ir bien peinado, sin pasarse. No hay que ir como recién levantado, pero tampoco te hagas nada extraño en el pelo. Intenta que tu cabello pase desapercibido.