Con la experiencia, ese rol irá variando, pero debes intentar tener claro cuál es tu propósito, e ir a por él. Una vez que alcanzas la madurez laboral, no puedes volver a comportarte como un niño de instituto. Debes tener claro qué es lo que quieres, e ir a por ello.

El mecanismo para conseguir un puesto de trabajo y mantenerlo seguramente ya lo conoceréis, aunque no existan unas reglas que garanticen nada, pero ¿cuál debe ser vuestro comportamiento?

1. Sentir motivación por la carrera profesional que vas a emprender.

2. Ser fiel a tus principios y no abandonarlos en ningún momento.

3. Nunca mentir para encontrar o mantener un puesto de trabajo.

4. Tratar correctamente a cada una de las personas que trabajen contigo.

5. No negar que has cometido errores y aprender de ellos.

6. Siempre intentar ofrecer más de lo que te piden.

7. Esforzarse en ser mejor cada día, como un reto personal.

8. Asumir todas las responsabilidades para las que te sientas preparado.

9. Siempre mostrarte abierto a nuevas posibilidades.

10. Mantener el equilibrio entre el trabajo y la vida personal.