En 2016 y tras muchos años de experiencia en Damm, asumió la dirección de un departamento, el de Transformación Digital, que en momentos como los actuales (marcados por el constante cambio) se ha convertido en pieza clave dentro de toda empresa líder. Su objetivo, implicar con éxito a todos los miembros de la firma en aspectos decisivos como el intraemprendimiento o la autoformación (tecnológicamente hablando).

¿Qué implica subirse al carro de la transformación digital?

La transformación digital ha sido, sin duda, el mayor cambio social de las últimas décadas. El uso masivo de la tecnología, no solo en el ámbito corporativo sino, sobre todo, en los consumidores, está revolucionando el statu quo. Las compañías debemos saber adaptarnos a entornos cambiantes, a sentirnos cómodos ante la incertidumbre y ofrecer soluciones que satisfagan a mercados más complejos e interrelacionados. Las compañías que no inviertan en adaptarse al nuevo medio, no sobrevivirán.

¿Cómo se afronta la transformación digital desde una firma tradicional de gran consumo?

Damm es una compañía con más de 140 años que ha sabido adaptarse a múltiples cambios y desafíos con éxito y ha conseguido consolidarse como uno de los principales líderes en el sector alimentación y bebidas, con presencia en el sector de la logística, la distribución y la restauración. En 2016, se formaliza la apuesta por la Transformación Digital creando un departamento integrado por un equipo multidisciplinar y multigeneracional, con el objetivo de activar el cambio. Nuestro plan de transformación pone el foco, principalmente, en tres campos de actuación:

  1. Transformación del Modelo de Relación con nuestros Clientes.
  2. Evolución de nuestra Cultura Organizativa hacia una Cultura Digital, apostando por la captación y desarrollo de Talento Digital.
  3. Innovación como palanca de crecimiento y desarrollo del negocio.

¿Qué cifras y planes están trabajando a la hora de invertir en transformación digital?

Hasta mediados de 2019 se han invertido más de 10 millones de euros. Desde Transformación Digital tenemos identificadas más de 140 iniciativas con impacto en todos los ámbitos de la organización. A día de hoy, prácticamente más del 50% de los proyectos puestos en marcha ya han sido ejecutados y se continúa trabajando en la implantación del resto. Hemos dado prioridad a aquellas iniciativas orientadas a transformar el modelo de relación con consumidores, como por ejemplo, la renovación de todas nuestras páginas web y a aquellas que dinamizan el cambio cultural de la organización, nuestra forma de trabajar hacia la agilidad y el trabajo colaborativo.

¿Cómo se mentaliza al equipo humano para una formación en línea con la digitalización?

Las personas son el eje central de la Transformación Digital de Damm y, por ello se ha involucrado a toda la plantilla en el proceso. Desde el ámbito formativo, hemos lanzado Damm Academy, portal de gestión integral de formación, poniendo el foco sobre capacitación en habilidades digitales. Próximamente vamos a empezar la tercera edición del Programa In Company de Desarrollo de Skills Digitales. Estamos especialmente orgullosos de la iniciativa Let’s Damm Together, un programa de divulgación digital pionero, abierto a todos los colaboradores/-as, y disponible en streaming, en el que expertos digitales comparten sus conocimientos sobre la adopción de una cultura digital.

Además de los puntos clave que afectan día a día a la empresa, ¿qué otras líneas exploran?

Somos muy permeables a propuestas que nos parezcan interesantes para dinamizar el cambio. Iniciativas que van desde cambios en el Workplace de nuestro colaborador, a la impresión en 3D de piezas de repuesto industriales, incluyendo uso de la realidad virtual en nuestra operativa. Somos pioneros en la sensorización y automatización de nuestras fábricas y estamos extendiendo la monitorización a los campos de cebada para controlar todo el proceso de producción, hasta la materia prima. Otra línea de trabajo clave es incorporar el Big Data en la operativa de gestión. Ahora no se trata de buscar una respuesta, sino de saber hacer bien las preguntas. En este ámbito estamos actualmente sentando las bases para el trabajo futuro. Para conseguir culminar nuestro proceso de transformación digital con éxito en Damm colaboramos con distintas empresas punteras del sector tecnológico que nos acompañan y guían en este proceso. En este sentido, llevamos años siendo partners de Barcelona Tech City, el ecosistema digital de startups de Barcelona.

¿Cuál es el futuro de la transformación digital? ¿Hacia dónde se encamina?

En un futuro, la transformación de las organizaciones pasará por la innovación. Y no hablamos de un proceso efímero, conceptual… Estamos hablando de un proceso abierto, continuo, en el que constantemente se está pensando en cómo juntar las piezas disponibles para dar respuesta al cliente. También para desarrollar nuevos negocios o mejorar los actuales. Nuestro reto a partir de ahora va a pasar por capitalizar los avances tecnológicos convirtiéndoles en oportunidades de negocio.