Depende del público objetivo al que quieras destinar el producto, debes seleccionar unos colores u otros. Y obviamente, también depende del artículo que vayas a ofrecer.

Ya existen colores que se identifican con ciertos productos por la historia que tienen en el mercado. Así también debes tener cuidado para que no se confundan.

Imagina la sensación que quieres crear en los clientes cuando utilicen tu producto, e identifica ese sentimiento con un color. Aquí te ayudamos señalándote principales colores publicitarios y su posible significado.

1. Rojo

Hay distintas tonalidades de rojo, pero cuando nos referimos al “rojo pasión”, ¿qué es lo que representa? Pues ya lo dice su nombre, la pasión. Es un color muy atractivo y por tanto uno de los más utilizados en publicidad. Normalmente lo solemos identificar con los refrescos por la marca Coca-Cola.

2. Azul
Es cierto que popularmente siempre se ha identificado el color azul con los hombres, pero en publicidad suele intentar mostrar tranquilidad. También se suele decir que es un color frío, que puede identificarse con alimentos refrigerados. Aun así, cuando pensamos en el color azul, lo primero que nos suele venir a la cabeza es el cielo o el mar, por tanto también es un color que inspira un bienestar natural.

3. Verde
El color verde es menos frecuente que los dos anteriores, pero aun así sigue viéndose en publicidad. El verde es utilizado para crear esperanza, pero también está identificado con la naturaleza o la salud.

4. Amarillo
El amarillo y el rojo son los dos colores más cálidos, pero podría decirse que más el segundo por ser con el que coloreamos el sol. Puede ser identificado con el color del oro, por eso se utiliza para promocionar productos de lujo.

5. Blanco
El color blanco suele ocupar un segundo plano en publicidad, ya que se suele utilizar de fondo porque facilita la visión principal. Aun así, también se utiliza de protagonista, y suele expresar limpieza o pureza.

6. Negro
El color negro se identifica con la oscuridad, pero en publicidad suele representar la elegancia o el lujo. Suele estar relacionado con productos de alto coste, también con el mundo de la moda.