1. Te subiremos el sueldo
Las respuestas en torno al salario que recibirás siempre tienen letra pequeña. Los empresarios se aventuran a decir que, en un futuro, el sueldo cambiará y aumentará pero, lo cierto es que ese momento tarda en llegar. Tenlo en cuenta a la hora de iniciar tu camino en un negocio determinado.

2. Mejoraremos tus condiciones
Es posible que al principio desarrolles un trabajo con poca responsabilidad y con unos horarios difíciles de compaginar con tu vida personal. Los empresarios tienden a crear un ambiente positivo en torno a esta situación pero no siempre se llega a hacer efectivo el cambio. Hay que tener en cuenta otros factores que, a la hora de prometer, no se valoran.

3. Habrá pagas extras por los buenos resultados
Las empresas no siempre cuentan con los beneficios que obtendrán antes de lanzar promesas como esta. Como trabajador tienes que asegurarte de que esta afirmación se hará efectiva. De lo contrario, quedará en el olvido ante tus jefes y nunca recibirás ninguna comisión por tus logros.

4. Te ocuparás de otros asuntos
Si tus jefes notan que estás desmotivado tenderán a hacerte creer que si tienes paciencia, el trabajo que desarrollas irá a mejor. Te aseguran que desarrollarás proyectos más interesantes y con más responsabilidad pero, con el tiempo, sigues haciendo el trabajo que otros no están dispuestos a hacer.

5. Vamos a cruzar la frontera
Muchos empresarios intentan mantener el entusiasmo de sus trabajadores haciéndoles creer que la empresa se expandirá internacionalmente. Esto te mantendrá alerta y te hará continuar esforzándote. Es una de las estrategias que pueden utilizar los líderes para conseguir una mayor productividad de su equipo.