Chongqing es una región al sur de China donde grandes compañías como HP o Apple tienen subcontratas que trabajan para ellos. En este lugar se están produciendo una serie de carencias debidas en gran medida a la marcha de trabajadores locales en busca de sueldos más altos y a la falta de migrantes. ¿Cómo suplen éstas faltas? Precisamente con estos estudiantes locales.

Algunos de ellos aseguran que no se les ha dado más opción que trabajar de esta forma, mientras que otros afirman que tienen que devolver lo poquísimo que ganan a su correspondiente centro de estudios para pagar así sus títulos.

Por otro lado la legislación del país asiático establece que los trabajadores menores de 18 años no pueden trabajar en turnos de noche, ni más de 8 horas diarias. Pero Wall Street Journal recoge declaraciones de varios estudiantes que afirman hacerlo más de doce horas diarias, muchas veces de noche y durante 6 días a la semana.

Pegatron, Compal y Winston son tres ejemplos de empresas locales que proveen de piezas y ensamblaje a las grandes multinacionales tecnológicas. En Pegatron y según cifras citadas en el reportaje, los becarios son un 30% de la plantilla. En Wistron representan alrededor de un 49%. Pero eso no es todo, hay empresas en las que el número de becarios supera al del resto de empleados.

Apple, HP y Acer han dicho al respecto que son necesarios muchos cambios en los proveedores que trabajan con ellas en Chongqing, pero declaran que están trabajando en ellos para intentar solucionarlos. Pero la triste realidad es que los estudiantes suponen para las compañías menos gasto en cobertura sanitaria y otros costes derivados de su actividad laboral.