Su propietario no deja de sorprendernos. Richard Branson planteó en su nuevo libro “The Virgin Way” la siguiente cuestión: “si los horarios convencionales de las empresas de 9 de la mañana a 6 de la tarde ya son cosa del pasado, ¿por qué no hacer lo mismo con la política vacacional?”

El multimillonario se ha puesto manos a la obra imitando a su vez a empresas como Netflix que ya tenía esta política. En concreto ésta empresa lleva cuatro años permitiendo que sus empleados se tomen tiempo libre cuando lo deseen sin pedir consentimiento.


Branson asegura en su libro que los empleados de Virgin en Estados Unidos y Reino Unido recibirán tiempo ilimitado de vacaciones, con la única condición de que terminen su trabajo. El empresario concluyó que tener el trabajo realizado cuando acaba el día es más saludable e importante que el número de horas trabajadas.

Además espera que la política sea de gran ayuda para la productividad, creatividad y moralidad en las empresas de Virgin. “Asumiendo que todo salga bien, motivaremos a todos nuestros filiales a seguir su ejemplo, lo cual será muy emocionante de ver”, afirma.