1. Lleva siempre tu tarjeta (muchas)
No puedes ir a un evento de networking sin tarjetas en las que aparezca tu nombre, apellidos, cargo, número de teléfono, email… Además si están diseñadas por un profesional de una forma elegante y sencilla, ganarás aún más puntos con tus posibles contactos.

2. Escucha sin interrumpir
Es un básico: escucha y respeta los turnos de palabra ya sea en grupo o cuando estés hablando con una sola persona. No intentes imponer tu criterio o tu turno alzando la voz para que los demás te escuchen, ya que el efecto que producirás en los las personas que te prestan atención será el contrario.

3. Mantén una actitud abierta, receptiva y amable
Muéstrate de lo más simpático y agradable con todo el mundo. Para ello no hace falta hacer chistes, bromas o chascarrillos, simplemente mantén una actitud respetuosa, amable y caballerosa, sonríe y mira a los ojos a todo el mundo. Recuerda la importancia del lenguaje no verbal.

4. Evita temas controvertidos como política o religión
Estos temas mejor dejarlos para otro momento o para gente más cercana a ti. Hablar de cierto tipo de cosas puede acarrear más desencuentros que acercamientos, por lo que mejor evita ese riesgo innecesario.

5. Sé consciente de que no podrás caer bien a todo el mundo
No puedes pretender ir a un evento de networking y creer que la sala entera querrá interactuar contigo, o que caerás bien o podrás introducir en “tu red” a todos aquellos con los que hables. En este tipo de eventos, como en la vida, hay gente de todo tipo y no podemos caer bien a todos.