1. El exceso de confianza
Aunque ahora tu empresa tenga éxito, nunca debes relajarte. El mundo empresarial está en continuo movimiento y cambia de un día para otro. Si tu trabajo va en aumento y te esfuerzas por buscar algo más, ese momento será más difícil que haga mella en tu camino.

2. No seguir las tendencias del mercado
Si te quedas atrás dejarás la vía libre a tu competencia. Los emprendedores vienen con fuerza y con ideas diferentes. Está en tu poder informarte sobre los avances del mercado y adaptar tu mensaje y tu marca a esta situación.

3. Buscar el camino fácil y rápido
No tengas prisa por obtener resultados. Este será un error que te llevará a tomar las decisiones sin pensar en las consecuencias y tener una estrategia débil ante las dificultades. En este caso es mejor que pienses cómo es la mejor forma de hacerlo y tengas paciencia para ir asimilando los beneficios.

4. Pasar por alto la opinión de los clientes
Son los primeros que tienen que estar en tu lista a la hora de crear una estrategia. Te debes a ellos y como tal, tienes que saber qué esperan de tu marca. Haz un seguimiento de las necesidades del cliente y haz los cambios oportunos para satisfacerlos.

5. Contar con un equipo básico
Tu equipo será el que desarrolle un trabajo de calidad en función de sus habilidades. Tienes que contar con los mejores para que la productividad sea la esperada. Las empresas deben dar prioridad a perseguir a los expertos más capacitados y motivados. Cuanto más nivel haya, mayores serán los logros. Invertir en un equipo es garantizarse las ganancias.

6. Una campaña de publicidad sin impacto
Este punto tiene mucho que ver con el anterior. El éxito que tenga tus anuncios en tus clientes depende en gran medida de tu equipo. Dedica tiempo a pensar cómo presentar tu producto. En este caso la creatividad debe de ser la protagonista.

7. Tener miedo a lo desconocido
Tiendes a seguir las pautas marcadas y no te sales del camino por miedo a fracasar. Esta actitud está haciendo que tu empresa no experimente nuevas fórmulas y no viva la oportunidad de triunfar. Cambia de perspectiva e intenta apostar por algo nuevo. Es mejor equivocarse que quedarse con la duda.

8. No dar visibilidad a tu marca
Hoy en día las redes sociales se han convertido en el motor de una marca para ser la primera opción entre los consumidores. Por ello, tu estrategia de comunicación debe de estar encaminada a fomentar el uso de las redes sociales y hacer que tu marca sume seguidores gracias a ellas.