1. Consulta tu página de Linkedln: es una buena forma de enterarte de las últimas novedades y de conocer a profesionales del sector que te interesen.

2. Lanza un tuit: está bien que tengas comunicación con tus seguidores. Coméntales cómo se presenta tu día e infórmate de las últimas noticias.

3. Revisa el correo electrónico: es parte fundamental de tu trabajo y por ello es importante que, cuando llegues, lo consultes. Podrás ver si tienes alguna notificación que tengas que tener en cuenta.

4. Mira tu agenda: es momento de saber qué tienes pendiente y cómo lo vas a desarrollar. Echa un vistazo rápido para planificar tu día en torno a las reuniones y compromisos que tengas.

5. Interésate por tus compañeros: estar en contacto con tu equipo es fundamental para desarrollar un trabajo de calidad en menos tiempo. No está de más que en tus primeros minutos te relaciones con alguno de ellos.

6. Tómate un buen desayuno: siempre viene bien disfrutar de un café o un zumo antes de ponerse a trabajar. La energía con la que cuentes durante tu día será clave para tu rendimiento. Coge fuerzas antes de empezar.

7. Establece las metas del día: párate a pensar y marca qué quieres conseguir durante tu jornada. Es una buena manera de motivarte y de hacer que el día sea mejor. Una vez establecidas, ponte manos a la obra.

8. Haz una lista con las tareas: administra tu tiempo y dedica unos segundos a organizar el día. Fija un orden y evitarás que las tareas más complejas te supongan una pesadilla. No te llevará muchos minutos y, al final del día, comprobarás si has cumplido tus expectativas.