En un equipo es necesario tener un jefe que sepa coordinar. Por muy buenos trabajadores que tengas, si no existe un superior que asuma la responsabilidad del grupo, no será explotado al máximo. Puede que las cosas salgan bien sin un jefe adecuado, pero con uno bueno, serán mejor. Te lo aseguramos.

¿Cuáles son las cualidades que comparten los mejores jefes? Nos hemos fijado en distintos superiores para sacar los puntos en común que comparten. Y queda claro por qué destacan. Os lo vamos a mostrar a continuación.

1. Te muestran su confianza. Si un trabajador siente que su jefe no confía en él, puede mermar su autoestima y hacer que trabaje peor. O incluso que no se atreva a innovar por no decepcionar a su superior.

2. No dan órdenes, guían el camino. Es un punto muy importante de los buenos jefes. Recibir órdenes exactas e inflexibles no ayuda a desarrollar al trabajador. En cambio, si el superior te guía el camino y tú solo lo recorres, te motivará más y realizarás mejor tu trabajo.

3. Saben recompensar los buenos resultados. No hace falta que sea económicamente (que también), un reconocimiento público o incluso un día libre por las horas extras es siempre agradecido. Se deben ver las recompensas como motivación, no como regalos.

4. Sacan los mejor de sus empleados. No todos los trabajadores funcionan de la misma manera. Se pueden perder grandes candidatos por no ofrecerles mayor flexibilidad en su trabajo o forzarles a realizar ciertas tareas. No siempre se ve a primera vista lo mejor de cada trabajador, hay veces que te llevas grandes sorpresas indagando un poco.

5. Asumen la responsabilidad. Sí, es algo que deberían hacer todos los jefes, pero gran cantidad de ellos se olvidan (o quieren olvidarse). Cuando hay que dar la cara ante superiores, el jefe tiene que hablar de su equipo incluyéndose a sí mismo como responsable. Jamás marcar con el dedo a personas individuales, o quitarse las culpas diciendo que el grupo funciona mal.