El actual brote de ébola se ha convertido en el peor de la historia del virus, que ya ha matado a casi 2.300 personas. En esta situación de emergencia, los Gates han decidido aportar su “granito de arena” con 50 millones de dólares.

El fundador de Microsoft, con su fortuna de 76.000 millones de dólares, ocupa el puesto número uno de la lista Forbes. Además de ser conocido por ser el hombre más rico del mundo, también se le reconoce por su fundación filantrópica, que a través de ella intenta hacer de este planeta un lugar mejor.

La Fundación Gates ha asegurado que enviaría los fondos a las agencias de la ONU y organizaciones internacionales para ayudar a mejorar la situación de los países afectados.

Este dinero también estará destinado a la investigación para acelerar el desarrollo de medicamentos o vacunas. Así intentar conseguir un tratamiento para los enfermos de ébola y evitar la propagación del virus.

Este brote de ébola, que comenzó el pasado marzo, ha afectado a unas 4.300 personas, según datos de la Organización Mundial de la Salud. De los cuales, más de la mitad han fallecido a causa de la enfermedad. Los principales países afectados por este virus son Guinea, Liberia y Sierra Leona, aunque también se ha extendido a Nigeria y Senegal.