1. Reconoce su trabajo
Cuanto más valorado se sienta un trabajador en su empresa mayor será su implicación en la misma. Haz público todos los avances y reconoce el trabajo de tus empleados. Es una forma de hacerles parte de la marca y, por lo tanto, que puedan defenderla con mayor seguridad y confianza.

2. Incita a la participación en grupo
Es recomendable que organices reuniones cada cierto tiempo para conocer las opiniones de tus empleados. Juntos podréis mejorar los puntos débiles de tu marca y cambiarlos. Además, podrás saber el interés que cada miembro de tu equipo muestra y su motivación.

3. Nuevas estrategias de comunicación
Evita quedarte en la comunicación personal. Hay varias formas que tus empleados deben dominar para conseguir ser los mejores defensores de la marca. Los blogs o las redes sociales pueden ser sitios de gran efectividad para hacerla visible. Asegúrate de que saben utilizar estas herramientas y aprovechar su potencial.

4. Formación constante
No está de más que, de vez en cuando, ofrezcas la posibilidad de realizar cursos donde aprender nuevos modelos para representar a tu marca. Cuanta más información tengan tus empleados mejor será su puesta en escena. Piensa que, en base a sus palabras, puedes obtener unos resultados u otros.

5. Tenlos en cuenta para todo
Como embajadores de tu marca tienen que conocer todos los detalles y, sobre todo, los cambios. Es importante que mantengas una relación cercana con ellos y les expliques cuáles son los objetivos a perseguir. Si confían en tu modelo de negocio, será más fácil que hablen de tu marca allá por donde vayan.