Ya hemos hablado de la alerta que la OMS lanzó sobre el consumo de carne pero queremos ir más allá y por eso hemos preguntado a una nutricionista: ¿es o no es saludable comer carne e incluir este alimento de forma habitual en nuestra dieta? Paloma Quintana es clara: “La carne animal, sea de ave, cerdo o ternera es un gran alimento, como también lo son otras partes del animal que ya no consumimos. Es un alimento al que el ser humano está muy adaptado, de los que más le han acompañado a lo largo de su evolución. Provee proteínas de muy buena calidad, vitaminas, ácidos grasos saludables, es muy saciante y contribuye a la salud. La alarma con respecto a las carnes surgió con ‘carnes rojas procesadas’, y hay que diferenciar muy bien todo el abanico de embutidos –con más grasa, sal y aditivos– consumidos en exceso porque tienen mucha palatabilidad (la grasa y la sal hacen que comamos más), que con carne al corte de calidad”. Y añade: “También es cierto que ciertos compuestos derivados del consumo de carne, sobre todo si se hace a la barbacoa, pueden ser muy nocivos. A su vez, consumir carne a diario no es recomendable, porque desplaza otros alimentos como el pescado, los vegetales, las legumbres o las frutas.

El consumo de carne de calidad puede contribuir a una buena composición corporal, por su aporte en proteína y aminoácidos interesantes, hierro y vitaminas, siendo muy saciante y ayudando en una dieta hipocalórica”.

¿Y qué carne aconseja consumir? “La de pasto. El ser animales criados en libertad con unas condiciones más óptimas, la hace realmente más saludable, sea del tipo que sea. Aconsejo consumirla junto a vegetales frescos y frutas, sin carbonizar y, por supuesto, no consumir carne diariamente”, finaliza.