1. Que sepas resolver todas sus dudas
Tu función como líder de la empresa es saber aceptar las críticas y tener en cuenta la opinión de quienes hacen que tu negocio siga creciendo. Por ello, intenta explicarte con claridad ante tus futuros empleados y con tus clientes. Si consigues resolver todas sus dudas, será más fácil que se interesen por tu empresa.

2. Una comunicación directa y fluida
Es importante que en todo momento conozcas cuáles son los intereses de tus clientes para poder satisfacerlos. Así mismos, debes tener en cuenta las cualidades de tus posibles candidatos para saber si encajan en el perfil. Tener una comunicación constante te hará recopilar información que necesitas para buscar beneficios.

3. Redes sociales en movimiento
Las redes sociales se convierten en un punto de reunión para los que buscan trabajo y, también, para los que quieren saber más acerca de la empresa. Aprovecha el potencial de esta herramienta y haz uso de todas tus ventajas. Podrás incluso poner a cara a las personas que se interesan por tu negocio.

4. Vivir experiencias únicas
Cuando una persona se interesa por tu empresa busca encontrar algo diferente a las demás, creativo y que le haga sentir especial. Eso es lo que tienes que intentar conseguir. Evita lo convencional tanto en tus entrevistas de reclutamiento como en el cara a cara con tu cliente. Busca una nueva forma de ofrecerle tus productos.

5. Un ambiente de confianza
Si algo es importante es hacer pública la parte más cercana de tu empresa, o lo que es lo mismo, en aquella la que se puede confiar. Te aportará un mayor valor frente a otras y, además, hará que tus éxitos vayan en aumento. Intenta ser transparente con tus movimientos y, sobre todo, ser fiel a los valores del negocio.