1. Se puntual a tus reuniones
Llegar tarde a cualquier cita es una forma de despreciar el tiempo de la otra persona. La impuntualidad se puede percibir como una falta de compromiso. Adelanta el reloj y llega 10 minutos antes de lo previsto. Tendrá un concepto positivo sobre este encuentro.

2. Adapta tu vocabulario a cada momento
Tienes que estar preparado para hablar con personas muy diferentes y con unos conocimientos muy específicos. Tienes que saber adaptar tu mensaje a las capacidades de la persona a la que te diriges. Es una forma de mostrarte cercano y tener empatía con los que te rodean. Eso sí, nunca llegues a relajarte demasiado porque podrías perder puntos.

3. Saca a la luz tu cara más positiva
Las personas negativas tienden a pasar desapercibidas y no se suele contar con ellas. Trata de proyectar una imagen positiva de tu persona, con ganas de experimentar nuevas aventuras y de abrir camino hacia nuevas oportunidades. Se quedarán con tu capacidad de lucha.

4. Ofrece tu ayuda
La imagen que otros tengan sobre ti será mucho mejor siempre y cuando consideren que pueden contar contigo en cualquier momento. Haz visible tu disponibilidad y el interés por aconsejar o ayudar a tu equipo. El compañerismo es una de las cualidades más valoradas en una empresa.

5. Aparta el móvil cuando estés con alguien
Es cierto que nos pasamos la vida consultando el correo, enviando mensajes o recibiendo llamadas en el móvil. Cuando estés en una reunión importante evita atender al teléfono. Parecerá que no estás atento a la conversación y que das prioridad a otros asuntos. Dará una mala imagen y creerán que no sabes mantener la atención.

6. Evita hacer demasiados movimientos corporales
La comunicación no verbal puede dañar la imagen que tengan sobre ti si no tienes cuidado con determinadas actitudes. Contrólate y ten firmeza con tus gestos. Siempre que puedas, mantén el contacto visual y mostrarás tu seguridad. Evita los balanceos propios que suelen aparecer cuando estamos nerviosos.

7. Elige ropa formal
Lo primero que una persona ve de ti es tu forma de vestir y cómo vas peinado, es decir, tu presencia. Por eso es recomendable que cuides la que será tu carta de presentación ante otros. Marca tu estilo con la ropa que te pongas e intenta no ir demasiado llamativo. Es preferible parecer serio pero elegante. Dará más caché a tu imagen.