1. Se equivocan a menudo
Aunque cueste creerlo, el éxito se consigue gracias a el aprendizaje de muchos fracasos. Son personas que apuestan por su idea y, muchas veces, no han visto los resultados que esperaban. No se dan por vencidos, arriesgan y vuelven a intentarlo. De ahí su triunfo.

2. Tienen en cuenta los riesgos
Saben que pueden ganar pero también tienen en cuenta la posibilidad de perder. Cuando ponen en marcha su negocio, evalúan especialmente la eficacia que puede tener y el interés que puede despertar en la sociedad.

3. No miran las horas de trabajo
Les encanta lo que hacen y se sienten motivados viendo evolucionar sus empresas. Por ello, dedican gran parte de su tiempo a intentar mejorar y a buscar nuevas oportunidades. Están en continuo movimiento e intentan desarrollar nuevos proyectos.

4. Quieren conocer opiniones externas
Las personas exitosas saben que las críticas constructivas que reciben les harán mejorar por eso, se interesan por conocerlas. Son conscientes de que sus logros irán en consonancia con el bienestar de sus clientes. Por ello, hacen hincapié en mantener una constante comunicación con ellos y conocer sus opiniones.

5. Se desafían a sí mismo
Nunca están satisfechos con el proyecto que han desarrollado aunque éste goce de gran popularidad entre la sociedad. Buscan nuevos horizontes donde llevar a cabo sus iniciativas y tienen en cuenta otras formas de alcanzar el éxito. Aprenden continuamente y conocen a la perfección sus debilidades y sus fortalezas.

6. Saben cuando decir no
Tienen claros cuáles son sus objetivos y qué metas persiguen. Sus ideas suelen ser claras desde el primer momento por lo que, cuando algo no gira en torno a lo que quieren, muestran su rechazo. No les importa lo que pierden por el camino sino lo que conseguirán en un futuro.

7. Su tiempo es oro
Saben sacar el máximo partido a su tiempo y aprovecharlo para obtener un mayor rendimiento. Tanto en el trabajo como en casa ponen todo su esfuerzo para disfrutar del momento y obtener los mejores resultados de el. Son personas con una gran organización y que planifican su vida.

8. Tienen un mentor
La mayoría de los líderes han buscado la inspiración en otras personas para seguir sus éxitos. Tienen un referente en el que se basan para llevar a cabo sus funciones y desarrollar su trabajo. Aunque pueden parecer figuras fuertes, también necesitan la ayuda y los consejos de otros para continuar.