Conectarse a Messenger era toda una rutina que tenían millones de personas a lo largo y ancho del mundo y que en mercados como el chino, se seguía haciendo. Pues bien, el 31 de octubre de este año decimos adiós a uno de los desarrollos más icónicos que ha tenido la empresa Microsoft.

A partir de ese momento, pasará a utilizarse simplemente Skype, otro software importantísimo de la empresa Microsoft, pero sin tantos seguidores como los que llegó a tener MSN Messenger. Pero, ¿por qué ha llegado al punto de desaparecer en un período relativamente de tiempo, después de todo el éxito que logró? Su evolución fue lenta y mala, no supo adaptarse a la época móvil y añadieron cosas (como los grandes emoticonos animados que ocupaban toda la pantalla) que más que ayudar o resultar agradables, producían el efecto totalmente contrario. ¡Hasta siempre Messenger!