¿Soy feliz en mi puesto actual?
Primero tienes que tener claro si eres feliz en el trabajo en el que estás. Vale, puede que en otros empleos la retribución sea mayor, o la empresa que tienes en mente sea una más importante y reconocida. Pero piensa que eso nunca es una garantía de felicidad. Valora tu felicidad antes de arrepentirte, porque si estás feliz en tu trabajo, quizás cambiar no sería lo más conveniente, aunque la otra empresa te reporte ventajas más materiales.

¿Estoy dispuesto a empezar de nuevo?
Comenzar de cero en un nuevo puesto de trabajo no es tan fácil como pudiese parecer. Hay que conocer a los nuevos compañeros, la oficia, los jefes, el método de trabajo… Primero piensa si estás realmente preparado para afrontar ese gran cambio en tu vida, ya que puede que sea lo mejor que te haya pasado, pero también deberás estar preparado por si no acabas de amoldarte o el trabajo no es lo que tú esperabas.

¿Es este el momento adecuado para hacer un cambio de carrera?
Piensa que cualquier momento no es el idóneo para cambiar de trabajo. Tiene que ser un momento en el que te encuentres seguro de ti mismo y confiado entre otras muchas cosas. Así que fíjate en si debes hacerlo ahora o tu nuevo comienzo puede esperar a “su momento”.

¿En qué empresas me gustaría trabajar?
Si estás decidido a cambiar posteriormente deberás saber cuáles son tus opciones, buscar empresas en las que te encantaría desempeñar tu trabajo y hacer un listado para comenzar a mandar tu CV. ¿Ya tienes una oferta de una empresa? Entonces pasa al siguiente punto.

¿Qué ventajas tiene la empresa nueva frente a la actual?
Por último, sopesa las ventajas y desventajas que tiene la empresa que te ha hecho la oferta y las que tienen tu empresa en la que trabajas. Quizás no te des cuenta de la cantidad de cosas buenas que tiene tu trabajo hasta que no te pares a analizarlo o a compararlo con otro. ¡Recuerda! La retribución económica no lo es todo.