Los cambios que experimenta el mundo en materia de sostenibilidad también llegan a Mango. La firma española está introduciendo nuevas técnicas en la producción de sus vaqueros de la temporada PV19 consiguiendo reducir hasta 10 litros de agua por prenda, cifra que aumenta hasta los 16,5 libros en modelos como el Boy  y Straight.

Mango continua con su apuesta por fabricar moda comprometida con el medio ambiente, por lo que ha desarrollado dos iniciativas. Por un lado, la introducción de tecnología ECOWASH, lo que ha ayudado a reducir el consumo de agua, energía y productos químicos. Y por otro, la incorporación del algodón BCI (Better Cotton Initiative) en las prendas que apoya el uso de técnicas de cultivo de algodón sostenibles, disminuyendo el consumo de agua y los productos químicos y garantizando la seguridad y la salud de los trabajadores. Además, se emplean también algodón orgánico, que reduce el consumo de agua durante el cultivo, y algodón reciclado, que contribuye a una economía circular.

Con la puesta en marcha de estas mejoras se ha conseguido que un 38% de la colección de vaqueros PV19 tenga características sostenibles. Para la próxima temporada OI2019, se prevé que más de la mitad de la producción de vaqueros de Mango sean ya sostenibles.

MANGO Committed

En esta línea, la marca lanza la nueva colección de Mango Committed –una cápsula de prendas creadas con tejidos reciclados y a partir de fibras sostenibles desde 2017– compuesta por una selección de diseños comprometidos con el medio ambiente de líneas simples y una gama de colores suaves que definen la estética de estas piezas creadas con la viscosa y el algodón orgánico.

Además, MANGO continúa con su proyecto SECOND CHANCES, una serie de contenedores de reciclaje de ropa y calzado situados en tiendas físicas. Las prendas recogidas se destinan a la reutilización local (52%), la reutilización internacional (10%), el reciclaje para nuevas funciones (20%) y la valorización energética (18%).