Ante la irrupción de este tipo de cliente y teniendo en cuenta su crecimiento exponencial, además de los nuevos avances tecnológicos aplicados al consumo, muchas marcas ya están desplegando su artillería para adecuarse a estos nuevos patrones. En general, tratan de reconducir el flujo de tráfico de los showroomers hacia los puntos de venta utilizando, entre otras cosas, los dispositivos móviles, dentro y fuera de la tienda. Empresas especializadas en el sector que han capitaneado proyectos internacionales, como es el caso de la enseña que dirige Jorge González, Espira Tecnologías, ven que “la estrategias de marketing cada vez se enfocan más desde un punto de vista multicanal: publicidad tradicional, publicidad en el medio online, comercio electrónico, móviles y tablets. En todas estas situaciones el elemento común es el móvil. Por esta razón debemos adaptarnos para aplicar la tecnología para captar al nuevo cliente. Si no lo hacemos hoy estaremos perdiendo oportunidades, pero mañana podemos estar fuera del mercado”.

¿Cómo lo hacen?
Marcas como Macy´s, Sony, American Eagle, Old Navy, Levi´s y Disney han optado por las estrategias conjuntas para trabajar como partners de una aplicación tecnológica llamada Shopkick . A través de esta herramienta, el consumidor puede ir seleccionando en internet los artículos que le gustan para luego, cuando pasea por la calle, recibir alertas si alguno de estos productos está en un establecimiento cercano. Una forma de acercar el cliente al espacio físico, donde podrá beneficiarse, además, de un sistema de puntos y bonificaciones.

En el sector de la tecnología, empresas como Wallmart se han lanzado a la creación de una aplicación que potencia tanto sus ventas a través de la web como las de la tienda física. La ‘app’ detecta cuando el cliente entra en uno de sus establecimientos, ofrece información detallada de los artículos, permite hacer la lista de la compra por voz, imagen o tecleando y realizar el pago mediante el móvil antes de salir del comercio.

Aplicaciones dentro del comercio
Algunas firmas del ‘retail’ están utilizando aplicaciones internas que se activan cuando el consumidor se conecta a su red wifi para establecer comparativas de precios de sus propios artículos e intentar ajustar sus márgenes para hacer contraofertas en el momento. A través de códigos QR, promociones y regalos buscan, además, cerrar la venta ya sea en el espacio físico o posteriormente en el online, trabajando la fidelización.