Lo único que en el momento en el que tu jefe te pide una reunión, debes cambiar el “chip” y estar pendiente de cada cosa que dices. Ya que puede que simplemente quiera hablar contigo solo por algún aspecto del trabajo o que se esté pensando ofrecerte algo más importante. Para no meter la pata en estas situaciones, os vamos a mostrar siete palabras que debes evitar en una reunión con tu jefe.

“Cosas”. Referirte a trabajos, informes o situaciones con la palabra “cosas” hará parecer que no sabes bien de lo que estás hablando. Siempre intenta ser preciso cuando estés frente a tu jefe.

“A medias”. Si tu jefe te pide que te posiciones ante una situación, tu contestación debe ser clara. Las respuestas vagas suelen crear desconfianza y poca seguridad en uno mismo.

“Emmm”. O cualquier otra onomatopeya de este estilo. Denota inseguridad e incluyendo este tipo de vocablos se comprenderá menos tu mensaje.

“Claro”. Cuando repites varias veces esta palabra, puede sonar como que le estás dando la razón sin más al superior. Siempre acompáñala de una frase que muestre que te estás enterando del tema.

“Odio”. El odio es un sentimiento malo en cualquier ambiente, y en el laboral tu jefe querrá a las personas que puedan sentir odio lejos del trabajo. Evita que te puedan relacionar con ese sentimiento.

“Despido”. Hasta que no escuches la palabra de la boca de tu jefe, que nunca se te ocurra mencionarla antes. Digamos que es mejor que tu superior se olvide de esa palabra cuando está hablando contigo. ¿Para qué recordársela?

Cualquier palabra mal sonante. Recuerda que estás en un ambiente laboral, y ante un superior. Siempre debes cuidar tu vocabulario pero más en este tipo de situaciones.