Hay cosas que molestan profundamente a los reclutadores. Ya que si están invirtiendo su tiempo en conocerte para saber si te adecuas al puesto en la empresa, te analizarán todo lo que les permitas.

Por eso debes tener cuidado con tu comportamiento desde el primer momento. Ya no solo cuando acudas a la entrevista, también cuando te llamen por teléfono o envíes el currículum.

1. No les gustan los candidatos que llegan tarde. Puede suponer una falta de respeto, y además al no tener referencias anteriores, podrán creer que es una costumbre llegar tarde. Ya que si lo hace para una entrevista de trabajo, que se supone que es importante, creerán que se relajará en el día a día.

2. Los candidatos que son demasiado insistentes. Aquellos que llaman o envían correos electrónicos para saber cuándo les dirán si son elegidos para el puesto. Parecen desesperados y pueden resultar molestos.

3. Aquellos que mienten en el currículum. Es muy fácil descubrir lo que no es verdad en el currículum. Es mejor decir la verdad desde un principio, porque si destapan una mentira, ya no podrán confiar más en el candidato.

4. Las personas que hacen perder el tiempo a los reclutadores durante la entrevista. Aquellos que evitan contestar preguntas, o lo hacen a medias. Retrasan el proceso de selección y parece que están intentando ocultar algo.

5. Los que acuden a la entrevista demasiado informales. Siempre es mejor que piensen que te has arreglado demasiado para ir a la entrevista, porque demostrará que te importa. Antes de que crean que te da igual el puesto porque vas vestido como si fueras a hacer deporte.

6. La buena comunicación es imprescindible para casi cualquier puesto. Por eso los reclutadores suelen desestimar a aquellos candidatos que les cuesta comunicarse durante la entrevista.

7. Los candidatos que están demasiado preocupados por el dinero. Obviamente es un punto a negociar, pero es mejor esperar a que el reclutador mencione este tema.