Teniendo en cuenta que las técnicas varían en gran medida dependiendo de la edad, nosotros os proponemos 5 consejos que os ayudarán a formar a pequeños emprendedores.

1. Enseñarles a decidir
Parece algo básico y bastante obvio, pero muchas veces tendemos a olvidar la importancia de acostumbrar a los más pequeños de la casa a tener sus propias decisiones. Esta técnica se basa principalmente en mostrarle dos o más opciones y que sea el niño quien decida cuál escoger. Por ejemplo, si tiene que realizar un trabajo de manualidades para clase, ofrecerle hacerlo con pinturas, con plastilina o con rotuladores. De esta manera afianzamos que sea su decisión la que prevalezca ya que las tres son igual de válidas y sólo se verá influido por sus gustos o preferencias.

2. Mostrarles el valor de las cosas
“¡El dinero no crece de los árboles!” es una de las frases que más hemos podido escuchar desde pequeños en nuestras casas. Y es que es realmente importante mostrar a los niños el valor de las cosas que disfruta. Desde la ropa que lleva día a día hasta las actividades extraescolares o de ocio que realiza: todo tiene un precio y, sobre todo, un sacrificio para conseguirlo.

3. Apoyar sus gustos
Ya no sólo es importante mostrar tu apoyo en sus decisiones (por muy mínimas y simples que parezcan) sino también en sus gustos ya que de esta manera podrá afianzar su propia personalidad. El gran fallo que se suele cometer al respecto es intentar incitar hacia actividades que gusten más a los padres que al propio niño, ya que puede crear rechazo y hacerle sentir incómodo. “Si existe alguien que sienta pasión por algo, son los niños. Ellos siempre hacen sus actividades y juegos con amor y dedicación. La tarea de los padres es seguir incentivando esta pasión por las cosas” aclara Marcela Viñals, directora de Marketing en KidZania. Recuerda que su desarrollo personal es básico para poder tener éxito en el futuro.

4. Acostumbrarles a tener sus propios objetivos
Obviamente estamos tratando objetivos fáciles y asequibles a primera vista, pero que pueden ser un mundo para los más pequeños de la casa. Desde terminar las tareas en tiempo récord hasta ser capaces de mantener un orden en sus cosas: será válido todo aquello que le haga superarse a él mismo. Marcela Viñals añade que “hay que tratar de que encuentren su pasión y ayudarlos a desarrollar su instinto y sus habilidades. Enseñarles que se aprende escuchando de manera activa y que las cosas se logran a largo plazo trabajando en ello.”

5. De los errores siempre se aprende
Uno de los conceptos más difíciles de enseñar y que son básicos para cualquier emprendedor es no tener miedo al fracaso. Por ello, hay que educar que siempre se puede sacar algo bueno de una mala situación, ya que de todos los errores se aprende, y que no hay que tener miedo a equivocarse. “Se trata de motivarlos contándoles las experiencias de fracaso y también de éxitos. Consiste en incentivarles la actitud emprendedora, porque si no conocen adecuadamente el tema, difícilmente se van a motivar” recomienda Jorge Parada, presidente de la Asociación Nacional de Emprendedores de Chile.