1. Compra de cosas innecesarias
Nuestra economía se ve tocada muchas veces cuando a final de mes comprobamos que hemos comprado cosas que podíamos haber obviado por completo. Los caprichos compulsivos pueden mermar de una forma importante cualquier economía, la sea personal o empresarial. Así que para y reflexiona tranquilamente antes de lanzarte a una compra de la que te puedes arrepentir.

2. Malas inversiones
Al igual que una compra innecesaria, una mala inversión puede ser un gran lastre para una economía, llegando incluso a hundirla por completo. Si quieres invertir, perfecto. Pero hazlo siempre con cabeza, asesorado de un profesional a poder ser.

3. No tener capacidad de ahorro
Muchas personas aunque tengan un sueldo enorme, se resisten a ahorrar de tal forma que acaban por derrocharlo todo mes tras mes. Ahorrar una cantidad del sueldo puede suponer un cambio drástico en tu economía o la de tu empresa.

4. Demasiados préstamos
Un préstamo es algo necesario cuando queremos arrancar nuestra empresa o nuestra propia vida (para comprar una casa o un coche) pero no hay que abusar de ellos. Meterse en demasiados préstamos puede hacer que tan rápido como entra el dinero en tu casa o negocio, se vaya. Muchas veces es mejor prescindir de ciertas cosas que endeudarse de por vida.

5. Vivir por encima de nuestras posibilidades
Muy relacionado con el anterior punto está este. Hay personas que buscan siempre vivir mejor de lo que realmente pueden económicamente hablando y gastan y piden préstamos sin llegar a ser conscientes plenamente de que quizás no puedan hacerles frente. Vivir por encima de nuestras posibilidades puede arruinar nuestra vida o nuestra empresa, por ello hay que ser siempre consciente de lo que se tiene y hasta dónde se puede gastar.