Muchas veces esas horas de más no son remuneradas, sobre todo si has tenido tiempo para cumplir los objetivos y ha sido problema tuyo no saber administrarte el tiempo. Por eso, os vamos a enseñar cómo aprovechar el tiempo al máximo para evitar tener que hacer horas extra.

1. Entra temprano a trabajar. Incluso un poco antes de tu hora de llegada. Así te dará tiempo a organizarte el día.

2. ¿Cómo organizarte? Ten una agenda actualizada con tus tareas de toda la semana, así sabrás lo que te toca hacer cada día.

3. Cuando llegues por la mañana al trabajo coge esa agenda y reorganiza tu día más detalladamente.

4. Primero quítate el trabajo más duro. Así según vayas estando más cansado a lo largo de día, será más ameno realizar tareas menos costosas.

5. No intervengas en conversaciones (de temas que no son laborales) mientras estás trabajando. Para eso tienes los tiempos de descanso o de comida.

6. Fíjate objetivos más allá de los ya establecidos. Así conseguirás superarte cada día.

7. Cuando tengas un problema, enfréntate al él en el momento. Retrasarlo solo te hará distraerte pensando cómo resolverlo.

8. Siempre que puedas, no tengas miedo de delegar tareas.

9. Evita hacer varias cosas a la vez. Te ocupará más tiempo porque tu cabeza no estará centrada en una labor.

10. Si puedes, adelanta trabajo en casa. Te será más llevadero que tener que hacer horas extra en la oficina.