1. Realizan buenas campañas publicitarias
La publicidad puede ser parte fundamental de tu empresa, ese empujón definitivo que le faltaba para arrancar. Pero por supuesto, no vale con cualquier tipo de anuncio o campaña: si la haces tiene que ser con calidad, o el efecto que producirá será exactamente el contrario del que deseas. Si no tienes publicitarios dentro de tu empresa, hay muchísimas agencias que se dedican a hacer muy buenas campañas.

2. Tienen una imagen cuidada y pulida con los años
La imagen que transmite la empresa es importantísima: el logotipo, el eslogan (si tiene), la marca, el nombre, el diseño de la misma… son muchos factores a tener en cuenta si quieres que tu empresa tome el rumbo que esperas. Las grandes compañías cuidan al detalle todos estos aspectos, así que no los obvies.

3. Los mejores trabajadores en cada sector
Las grandes empresas tienen contratados a los más grandes empleados. Personas cualificadas, con experiencia, resolutivas, activas… ¡Haz tú lo mismo! Busca a los mejores de tu sector, dedícate en cuerpo y alma a las entrevistas para seleccionar a los trabajadores que hacen falta exactamente para cada puesto. Es una inversión en calidad para tu empresa.

4. Tienen siempre una estrategia
Las grandes compañías no dejan nada a la improvisación o a la intuición, todo está medido perfectamente, planificado y estudiado al milímetro. Por lo tanto, si quieres que tu negocio prospere, haz planes de viabilidad, estudios de mercado, de marketing… Pisarás sobre seguro (aunque ya se sabe que en los negocios nada es seguro al 100%)