1. Ofreciendo cursos gratuitos
Si la empresa ofrece diferentes cursos, ponencias o charlas con entendidos en distintas materias, los empleados seguro que se interesarán por perfeccionar su trabajo diario, ampliar los conocimientos de su campo o de otro distinto. No hace falta que siempre las oferte la empresa en cuestión, también puede poner información sobre cursos gratuitos impartidos por diferentes entidades. De esta forma los empleados tendrán la información al alcance de su mano y se sentirán mucho más atraídos.

2. Clases de inglés una vez por semana
Muchas empresas lo hacen: clases de mejora de inglés a sus empleados. Algunas lo ven como un gasto innecesario, pero nada más lejos de la realidad, ¡es toda una inversión! Por desgracia el nivel de inglés en nuestro país no es tan alto como debería (y nos gustaría) y es algo esencial para cualquier puesto. Tener trabajadores mejor formados en idiomas es lo que quiere cualquier compañía.

3. Fomentando el trabajo en equipo
Cuando una empresa fomenta el trabajo en equipo donde todos aportan ideas, conocimientos o sugerencias, todos salen ganando. Los empleados interactúan y aprenden del resto de sus compañeros, ampliando así sus conocimientos.

4. Clases internas (de un compañero a otro)
Relacionado con el punto anterior, otra buena idea es que los empleados se den “clases” de unos a otros de diferentes asuntos y materias. Cada empleado según su departamento es bueno en un determinado campo: pues bien, es tan sencillo como que cada uno enseñe a otro cuáles son sus conocimientos.