1. Pide asesoramiento
Como jefe del negocio, tienes la posibilidad de contar con todo un equipo de profesionales capacitados para aportar un punto de vista diferente al tuyo. Conoce cuáles son sus opiniones e intenta que tengan espacio y valor en tu toma de decisiones.

2. Actúa con rapidez
No te puedes permitir el lujo de dar tu respuesta al día siguiente. Te puedes arriesgar a que tu decisión pierda el éxito inicial. Tienes que estar informado y contar con los recursos necesarios para reaccionar a tiempo y sin complicaciones.

3. Evalúa el resultado
Tu decisión tiene que estar motivada por los objetivos que te hayas propuesto. Será más fácil elegir un camino u otro si tienes en cuenta cuáles van a ser los beneficios con los que vas a contar. Determina los puntos positivos y negativos con los que cuentas y decide.

4. Comunica tu razonamiento
Quizás tu idea inicial no sea la mejor para la empresa pero, tus palabras convencen a todo tu equipo. Por ello, cuando tengas claro qué quieres hacer, pon en conocimiento de otros cuáles han sido los motivos que te han llevado a tomar esa decisión. Te comprenderán mejor y tu liderazgo irá en aumento.

5. Apuesta por lo que crees
El fracaso es algo que tienes que tener en cuenta pero, no tiene por qué guiar tu trayectoria como líder de la empresa. A veces, es mejor aventurarse a tomar una decisión que frenarse por miedo a fallar. Puedes aprender de cada situación y se valorará que sepas rectificar antes de llevar a cabo tus planes.

6. No intentes resolverlo todo
Déjate llevar por tu intuición y por los conocimientos que posees. Una decisión puede resolver un problema, pero no todos los problemas pueden resolverse con una decisión. Intenta centrarte en una cuestión para decidir cómo actuar. De lo contrario, te sentirás incapacitado para pensar y el proceso será más lento.

7. Ten en cuenta tus valores
Como líder, tienes que aplicar tus valores en tu cada uno de tus pasos para que se queden reflejados en la empresa. Transmite con tus decisiones aquello que quieres que se vea del negocio. Tus valores siempre tienen que estar presente en tu carrera profesional.

8. Evita la presión social
Tienes que estar capacitado para escuchar la opinión de otros, así como aceptar consejos de profesionales pero, la última palabra es tuya. Evita tomar una decisión arriesgada dirigida por otras personas. Tienes que ser fiel a tus principios y saber hasta qué punto aceptas la colaboración de otros. Tu decisión será mejor siempre que pongas en ella el entusiasmo que se merece.