1. Termina todo antes de irte
Intenta comprometerte al máximo con tu trabajo y fijar unos objetivos cada día. Planifica qué quieres conseguir durante tu jornada y cómo vas a estructurar tus tareas. Es preferible terminar el trabajo a dejarlo a medio, aunque esto implique que tengas que dedicarle un poco más de tiempo.

2. No te lleves el trabajo a casa
Nunca conseguirás descansar del todo si, fuera de tu horario laboral, sigues trabajando. Llevarte el trabajo a casa es un error que te puede causar demasiadas preocupaciones. Aprende a ser constante con tu trabajo en tu horario laboral y el resultado será más efectivo.

3. Aprovecha el tiempo en el trabajo
La concentración, la disciplina que tengas en tu puesto de trabajo y la motivación te ayudará a hacer el trabajo más rápido y sin agobios. Es cuestión de aprovechar las horas que estás en la oficina y evitar cualquier tipo de distracción que pueda dificultad tu avance.

4. Pide ayuda si es necesario
Si crees que no te dará tiempo o no estás capacitado para desarrollar ese trabajo tú solo, solicita ayuda a tus compañeros. Es conveniente tener una buena relación con los miembros de tu empresa. Contarás con sus conocimientos siempre que sea necesario y será clave para que tu trabajo salga adelante en el tiempo estipulado.

5. Mantén la mente fuera de preocupaciones
Tu tiempo de descanso debe de ser para ti. Pensar en todos los problemas que tienes que solucionar al día siguiente o cómo llevarás a cabo tu labor te generará un estrés innecesario cuando no estés trabajando. Tienes que dejar espacio en tu mente y desconectar cuando salgas de la empresa.

6. Deja todo apuntado para la vuelta
Como hemos dicho, la cabeza debe de estar libre y tu energía para continuar al día siguiente será más positiva. Un truco para conseguirlo es anotar en un blog de notas todas las funciones que tendrás que realizar en tu próxima jornada laboral.

7. Evita el contacto con compañeros
Tienes que tener una buena relación con los miembros de tu equipo pero, no tienes por qué conocer todos los detalles de su día a día en la oficina. Cuando no estés trabajando, evita saber cuáles han sido las complicaciones a las que se han tenido que enfrentar tus compañeros. Te permitirá estar más relajado y ajeno a lo que ocurra.

8. Libérate de los problemas
Es importante tu tiempo de ocio esté libre de cualquier inconveniente relacionado con el trabajo. Los problemas se tienen que solucionar en el momento. Aprovecha tu espacio fuera del trabajo para pensar en otras cuestiones que también son de importancia en tu vida.