1. Utiliza las herramientas tecnológicas
Hoy en día, existen muchas aplicaciones y páginas web que te permiten trabajar de forma gratuita desde cualquier parte del mundo. Amplia tu conocimiento y hazte con aquellas que te puedan beneficiar en la gestión de tu empresa.

2. Vigila las características del entorno
Si el espacio donde desarrollas tu actividad es demasiado caro en función de los ingresos que tienes, estudia cambiar de lugar. Tienes que tener en cuenta factores como el alquiler que pagas o el tamaño de la oficina para adecuarlo a tus necesidades. Quizás puedas realizar esas mismas funciones en un sitio más económico y ahorrar dinero.

3. Cuenta con un equipo con experiencia
El trabajo de tu equipo será el que garantice el triunfo de tu negocio. Por eso, aunque el salario sea mayor, rodéate de profesionales con grandes habilidades en el campo. Asumirán una gran carga de trabajo. A la larga, habrás reducido gastos porque verás incrementado el éxito de tu empresa gracias a su trabajo.

4. Benefíciate de las redes sociales
Utiliza las posibilidades de comunicación que te ofrecen las redes sociales para ponerte en contacto con tus clientes o inversores. Deja atrás las cartas y el coste que conllevan. Céntrate en enviar mensajes por correo electrónico, comenta tus ofertas a través de Facebook o lanza oportunidades por Twitter.

5. Compra equipos de segunda mano
Puedes reemplazar tu equipamiento viejo por sistemas que tengan un menor gasto energético. También puedes interesarte por comprar ordenadores de segunda mano. Tienen un precio más bajo en el mercado y pueden cumplir la misma función que uno nuevo.

6. Estudia los gastos de cada área
Establece un programa de investigación para saber cuál es el presupuesto que destinas para cada parte de tu negocio y evalúa si consigues los resultados necesarios. No tengas miedo en suprimir aquellos departamentos que no aporten un beneficio real a la empresa.

7. Atento a todas las ofertas
Aunque estés contento con tus condiciones, no te cierres a obtener otras ofertas competitivas. Es esencial que compares el presupuesto real con el que cuentas, con lo que realmente gastas. Si no coinciden, tendrás que buscar otra posibilidad para reducir presupuesto y no perder dinero.

8. Cuenta con tus clientes
Los clientes son los que realmente harán que tu negocio tenga beneficios y los gastos sean inferiores a los ingresos. Una forma de llegar a este punto es hacerlos partícipes de todo lo que tenga que ver con la empresa. Capta su interés y conseguirás hacerte con su bolsillo.