Forbes asegura que el método más obvio y sencillo es el más efectivo para el crecimiento de una empresa: hacer más de lo que estás haciendo, aunque lo que estés haciendo vaya bien. Puede parecer una tontería, pero muchos empresarios se conforman con seguir una línea recta en el camino de su empresa y se mantienen estáticos ante los cambios o las posibles oportunidades. Esto puede deberse al miedo a involucrarse en nuevas opciones o proyectos que desvíen una empresa que ya va bien.

Pero lo cierto es que el único secreto para seguir creciendo es ese: hacer más y más de lo que se hace. Si a través del marketing online o telefónico se consiguen muchos clientes, ¿por qué no contratar más personas que se encarguen de esta tarea? Si tu negocio está dando muchísimos beneficios y apenas tienes tiempo de atender toda la demanda (tanto que incluso llegas a perder clientes por no poder atenderlos de forma debida), ¿por qué no contratar más empleados o abrir otra sucursal?

Son cosas obvias, simples, pero muchas veces el miedo nos paraliza ante lo desconocido. Nunca hay que olvidar que el buen empresario es aquel que arriesga con sentido y “cabeza”, pero que al fin y al cabo arriesga.