Desde su creación en 2014, la compañía eléctrica Lucera se ha ido consolidando como una alternativa energética 100% verde en la que la eficiencia y el ahorro de los consumidores son los ejes principales de su modelo de negocio, que consiste en ofrecer la luz a precio de coste, y en la que el beneficio se obtiene únicamente a través de la suscripción mensual de los usuarios.

El pasado año Lucera levó a cabo una ampliación de capital para aumentar su crecimiento y consolidar su estrategia financiera. Los inversores decidieron apostar por la compañía eléctrica por su diferenciación de la competencia en cuanto a enfoque tecnológico, lo que supone una innovación en el sector de la energía. La petrolera BP aportó el 80% del millón de euros que supuso la ampliación, los fondos K Fund y Daruan Capital aportaron el 10,49% y 5% de accionariado respectivamente. Por su parte, los tres socios mantienen el 55% del accionariado.

El pasado año la compañía facturó 4,5 millones de euros y en el presente ejercicio prevé facturar 7,5 millones. Según Emilio Bravo, CEO de Lucera, “hemos pasado de tramitar de 400 a 500 nuevas altas mensuales a 1.500 y nuestro objetivo es llegar a 3.000 en enero. Es muy importante para nosotros contar con inversores que apoyen nuestro modelo de energía eficiente para seguir creciendo en número de usuarios y consolidar nuestra posición en el mercado eléctrico”.

La compañía eléctrica prevé una nueva ampliación de capital en 2019 para encontrar socios afines a sus planes de desarrollo y seguir aumentando su cuota de mercado en el sector energético español.

Los inversores de Lucera actúan como socios estratégicos en el mercado eléctrico, pero la compañía sigue desarrollando su proyecto de forma independiente ofreciendo luz a precio de coste a 12.000 clientes actualmente.