1. Responsabilidad
Tienes que ser consciente de que tendrás que hacer frente a diferentes situaciones y que tu decisión afectará a tus compañeros. Se te verá como una persona con los pies en el suelo que sabe, en todo momento, actuar bajo las pautas que garanticen el bienestar de la empresa.

2. Iniciativa
Es importante que mantengas el espíritu vivo y des alas a todas las ideas que tengas. Se valora mucho que, tras años de experiencia, sigas con el mismo ánimo del principio para afrontar nuevos proyectos y mejorar el día a día con tu trabajo.

3. Curiosidad
Algunos profesionales creen que lo saben todo pero, se equivocan. Para seguir creciendo es necesario seguir aprendiendo. Muéstrate como una persona con expectativas de futuro que quiere conocer más sobre su empresa. Serás alguien mucho más abierto y con más posibilidades dentro de la compañía.

4. Compromiso
Tu personalidad puede influir en el resultado final de tu trabajo. Si hoy en día estás inmerso en un sector determinado, tienes que conseguir implicarte al máximo en él. Marcará la diferencia con el resto y sabrán que tienes la capacidad para sacar adelante lo que te han confiado. Cumple con tus obligaciones y haz un poco más de lo esperado.

5. Pasión
No pierdas nunca la ilusión y el entusiasmo que te llevó a comenzar tu carrera profesional. Busca siempre las ventajas que te llevaron a intentarlo y demuestra en tu trabajo que la pasión es la que te mueve durante tu jornada laboral.

6. Comunicación
El gran profesional tiene que gozar de la facilidad de palabra para trasmitir sus ideas al resto de compañeros. Además, tienes que adaptarse a las nuevas formas de comunicación a través de las redes sociales. Te dará puntos de cara a continuar en la empresa.

7. Valores
Lleva por delante aquellos valores que has adoptado durante tu formación en la universidad y los que te enseñaron en casa. Sé fiel a ellos y, además de ser un gran profesional, serás un gran ser humano con el que todos querrán contar.

8. Creatividad
Tener ideas originales, nuevas y diferentes es de vital importancia para las empresas que quieren seguir ganando clientes. Mantente alerta y no dejes de pensar cómo mejorar el producto actual o, al menos, reinventarlo. Se valora de forma positiva porque favorece a la empresa.

9. Insistente
A lo largo de todo este tiempo, recibirás muchas negativas. Saca de ellas lo mejor y vuelve a intentarlo. Los jefes suelen tener en cuenta a las personas que no se dan por vencidos. Muéstrate ambicioso por alcanzar tus metas y hazlo visible entre tu equipo.

10. Flexibilidad
No pongas excusas para no hacer el horario establecido. Como profesional tienes que saber que las empresas buscan a un equipo de personas dedicadas al 100% a su trabajo y que sepan adaptarse a todo tipo de situaciones. Pon facilidades siempre.