Bajo el techo de este original concepto de centro comercial se encuentran tiendas como Mercedes-Benz, Muji o la cadena de comida rápida Subway. La diferencia es que aquí Subway, por ejemplo, tiene un invernadero donde cultivar sus propias verduras para sándwiches. La tienda de la Universidad Kinki, de Osaka, también se ha apuntado al plan y tiene un restaurante de mariscos que se ha vuelto muy famoso por ser el primero en ofrecer atún de aleta azul.

Las tiendas y restaurantes son populares, pero lo importante del Grand Front es el centro de innovación que se ha generado en torno al concepto. De hecho, cuenta con una sala de exposición para la pequeña, pero creciente, comunidad de nuevas empresas de la ciudad. El laboratorio es como un centro de entretenimiento que cuenta con DEMOS para sus clientes.

Este Laboratorio de Innovación es parte de la visión del gobierno local para revertir un declive desde hace décadas en la economía de Osaka, una ciudad que ahora tiene el mayor número de residentes que dependen de la ayuda del gobierno en el país. Esto se debe al envejecimiento de la población y a una fuga de cerebros, impulsada por jóvenes profesionales que se desplazan a Tokio, a sólo un viaje de tren de 3 horas y media de distancia, o directamente a Silicon Valley.

Hay grandes esperanzas en cuanto a capital de conocimiento, con el objetivo de crear 10.000 puestos de trabajo al año en el año 2020 y establecer Osaka como ciudad puerta de entrada. Con el fin de atraer y, lo más importante, de mantener las mentes más innovadoras, los funcionarios del gobierno están trabajando con empresarios de éxito y grandes empresas para construir un ecosistema estructura con espacio para el trabajo y el apoyo a todas las fases de una startup. También hay planes para establecer un fondo gubernamental de 50-100 dólares en asociación con empresas de capital privado para ayudar a desarrollar más de 100 nuevas empresas en los próximos tres años.

La vida, los costes operativos y la mano de obra es un tercio menor a la de Tokio. Además, Osaka ha invertido mucho en los programas universitarios y asociaciones de construcción de una ya sólida industria de tecnología médica. Gracias a sus instalaciones de producción, la ciudad ha sido capaz de atraer a las grandes compañías farmacéuticas a Osaka, haciendo de biotecnología y ciencias biológicas sectores naturales para el desarrollo.

La ciudad está funcionando a modo de mensaje para atraer a fundadores e incluso compradores a su centro comercial del futuro.