1. Parece que a tu día le faltan horas
Si tienes un flujo incesante de trabajo pero eres capaz de abarcarlo todo y de salir airoso (aunque agotado) es un buen síntoma que refleja que te gusta lo que haces y de que luchas por conseguirlo

2. Cuando estás en el trabajo las horas pasan volando
Estás ordenando unos papeles, tienes una reunión, contestas a unos emails… y cuando quieres darte cuenta ya es la hora de comer. Las persona que pasa las horas mirando el reloj y siente que el tiempo no pasa, es porque desde luego no le gusta lo que está haciendo.

3. Siempre buscas hacerlo mejor
Es decir, que aunque lo que tengas entre manos pueda resultar una nimiedad, algo sin importancia; te esfuerzas como si fuera lo único que te importase en ese momento. Intentas superarte día a día no por el reconocimiento, si no por ti mismo.

4. Hablas continuamente de tu trabajo
Estás con amigos, con tu pareja o con tu familia y te encanta contar qué has hecho en el trabajo, qué proyectos tienes entre manos, qué esperas conseguir, etc. ¡Reconócelo, estás encantado con tu empleo!

5. Te gusta la noche del domingo
Puede parecer una tontería pero para las personas que no disfrutan en su trabajo diario, el domingo (sobre todo las últimas horas) puede convertirse en una pesadilla. Si no te agobia pensar que una semana nueva comienza, ¡has encontrado tu empleo perfecto!

6. Te imaginas el futuro
Si no te gusta el trabajo en el que te encuentras, probablemente si te imaginas tu futuro a medio o largo plazo, no es en el puesto actual porque querrás alcanzar otro más afín a ti y que te haga más feliz. Sin embargo cuando has encontrado el trabajo perfecto para ti, es casi como encontrar a tu media naranja: ¡te imaginas a su lado a corto, medio y largo plazo!

7. Ayudas a tus compañeros
Siempre te ofreces a los demás, si ves que alguien tiene algún problema estás ahí para echar una mano, integras a los nuevos compañeros de trabajo… Es un claro síntoma de que te gusta lo que haces y quieres que los demás sientan lo mismo, que estén tan a gusto como tú.