Por ello, vamos a desmentir a todos aquellos que aseguran que la mejor forma de comenzar en un lugar de trabajo es ser tú mismo. Debes mantener tu esencia, dejar claros tus principios, pero a la hora del comportamiento, es mejor que sigas algunas de las pautas que te recomendamos a continuación, para comportante de la misma manera que lo hacen los verdaderos profesionales. Y así, dar la mejor imagen posible a tus compañeros y jefes en la empresa.

1. Encuentra el equilibrio entre querer mostrar entusiasmo a tus jefes y venderles una imagen que pueda resultar falsa e incluso molesta para algunos compañeros.

2. Una vez estás dentro de la empresa, intenta hablar en público sobre “nosotros”, no en primera persona. Así demostrarás que sabes trabajar en equipo.

3. Antes de cambiar cualquier cosa no necesaria pregunta a las personas que hacen uso de la misma. Por ejemplo, el fondo de pantalla del ordenador, la organización del escritorio… Respeta para ser respetado.

4. Parece una tarea imposible, pero intenta desarrollar el sentido de poder distinguir entre cuando las personas tienen un mal día. Depende del momento pueden reaccionar de una manera diferente.

5. No te dejes llevar por los nervios. Y mucho menos admitas públicamente que no te sientes cómodo en ese momento. Para ello utiliza técnicas de relajación y evita tomar alimentos o bebidas que puedan aumentar el nerviosismo.

6. Evita entrar en conversaciones que hablen de terceras personas. Es muy poco profesional, y no solo eso, tampoco dice nada bueno de ti como persona. Además te puede acarrear problemas laboralmente.

7. Sé igual de educado con todas las personas que trabajen dentro de la empresa. En la educación no hay que hacer diferencias entre el becario o el máximo jefe.