Todo esto resulta totalmente innecesario, ya que en lo que realmente se fijan las personas que van a entrevistarte es en estas 5 cosas.

1. La combinación adecuada de habilidades, educación y logros
Tenerlo ordenado de una manera adecuada de tal forma que el entrevistador pueda localizar lo que le interesa con un simple vistazo es algo esencial.

2. La capacidad de transmitir esa información de forma rápida y concisa

No debes usar jamás más de dos folios, y si puede ser uno muchísimo mejor. El entrevistador tiene que optimizar su tiempo y no puede perderlo mirando varias páginas de cada candidato. Lo que quiera saber de más te lo preguntará en la entrevista.

3. Un formato limpio, ordenado, fácil de leer
Tiene que estar ordenado y claro, de una manera sencilla y con espacio suficiente entre líneas.

4. Una fotografía profesional

Con esto nos referimos a una que sea con fondo blanco, bien vestido, etc. Jamás pongas una foto recortada que pertenezca a tu ocio o tiempo libre (por muy bien que te parezca que sales)

5. Datos de contacto claros
Por último, ten en cuenta que si les interesas necesitarán ponerse en contacto contigo, por lo que tu número o tu email de contacto deben estar destacados en tu hoja de CV, para verlo al primer golpe de vista.