1. Debes mantener contacto con antiguos amigos y compañeros
Puede que a algunos antiguos compañeros tuyos les vaya mejor que a ti en algún momento, y lo más coherente es mantener la relación con todo el mundo de la mejor manera posible. ¡Nunca sabes quién puede echarte una mano!

2. Hay relación entre esa red y el aumento de tus ingresos
Está demostrado (estudio realizado por la Escuela de Administración de Empresas de la Universidad de Pepperdine, 2008) que hay una estrecha relación entre la cantidad de personas que se conocen en el ámbito profesional y el sueldo percibido. Sus resultados confirman que la creación de redes es un factor clave que se encuentra detrás de los salarios más altos y la promoción profesional.

3. Implica atención, enfoque y estrategia
Las personas más adecuadas para formar parte de nuestra red de contactos profesionales deben ser personas capaces, resolutivas, trabajadoras… personas dispuestas a mejorar tu vida laboral, a ayudarte etc. Para encontrarlas hace falta conocer a la gente prestándole la mayor atención posible y teniendo cierta “estrategia” a la hora de llegar a algunos contactos determinados que pueden interesarse. ¡Hay que estar atento!

4. No te limites a relacionarte con gente similar a ti
Abre tu mente y tu agenda a todo tipo de personas. No hace falta que trabajen en el mismo ámbito que tú, ni que compartan tus gustos o aficiones, ¡eso es lo de menos! Lo importante es abrirte a todo tipo de posibilidades y contactos que puede que en algún momento te hagan falta.

5. Dedícale tiempo a cuidar las relaciones
No vale con apuntar un número en tu agenda en un momento determinado y no volver a tener contacto con esa persona hasta que te ves en un apuro. Así no se hacen relaciones sólidas, duraderas y fructíferas. Dedica tiempo a mandar emails, llamar, mandar algún detalle, ofrecerte si necesitan cualquier cosa…