1. Son persistentes: la dedicación es una de las claves más importante para el éxito. En este caso, los líderes deben de mostrar autodisciplina en el trabajo para conseguir el crecimiento de su empresa e ir recogiendo los frutos que, al principio, cuesta ver.

2. Motivan a otros: todos los grandes líderes saben cómo motivar a su equipo para que este lleve a cabo ideas y tengan iniciativa para desarrollar un buen trabajo. En ocasiones, una actitud positiva es todo lo que se necesita un negocio para que todo funcione y la productividad colectiva sea la esperada.

3. Trabajan en equipo: los líderes se rodean de personas cualificadas para potenciar sus habilidades en un trabajo conjunto. Es una especie de beneficio mutuo que ayuda a crear un ambiente de trabajo mucho más potente y sincronizado.

4. Hacen preguntas: un buen líder tiene que saber escuchar a sus empleados y aprender de ellos. Las preguntas ayudarán a mejorar tus decisiones y solventar problemas. De esta forma, adquieres conocimiento que te servirá de ayuda para mejorar el funcionamiento de la empresa.

5. Toman decisiones: quizás sea la parte que más distingue a un líder del resto de su equipo. Además, es una parte fundamental. Los grandes líderes se comprometen a tomar todo tipo de decisiones y a asumir cualquier riesgo.

6. Se comunican: una comunicación fluida dentro de una empresa es esencial para alcanzar el éxito. Un gran líder ofrece a través de sus palabras orientación, expectativas de rendimiento y mantiene las líneas de comunicación abiertas. Por supuesto, hacen ver los logros de otros.

7. Comparte lo que saben: compartir los conocimientos con el equipo hará que se amplíen tus perspectivas y la empresa sea más competitiva. La gente respeta a un líder que no las guarda en la oscuridad. La conciencia colectiva es la clave para la justicia social y el respeto.

8. Celebran el éxito: el triunfo de un líder no es sólo una cuestión individual sino que, es el resultado del trabajo de varios. Por eso, los grandes líderes tienden a compartir su poder y ayudar a los que lo necesitan. Las oportunidades, muchas veces, vienen de su mano.

9. Regalan su tiempo: no les importa el tiempo que tengan que dedicar al negocio. El cuidado y la preocupación por los miembros del equipo es imprescindible para ellos. Pasan el tiempo escuchando a los comentarios y son siempre sensibles a las necesidades del grupo.