1. Falta de diversificación
Las grandes fortunas tienden a invertir su dinero en sus propias compañías o en un círculo muy cerrado. Es un error que puede provocar pérdidas millonarias. Lo ideal es la difusión del dinero, para evitar riesgos.

2. Se olvidan del plan:
Para cualquier inversión de dinero, hasta la más mínima, es esencial diseñar unas pautas que se ajuste a tus necesidades personales. Define cuáles son tus metas y cómo quieres alcanzarlas.

3. Demasiada confianza
Están seguros de que su empresa va a triunfar y apuestan ciegamente por ella en Bolsa. En este caso, se debe elaborar un plan que cubra los riesgos a los que nos sometemos.

4. Despreocupados por la cartera
Es uno de los aspectos principales que marca el éxito de un millonario pero, cae en el olvido. Hay que revisarla y actualizarla en función del momento en el que nos encontremos.

5. Se centran en el pasado
No se puede predecir los éxitos de un año en función de los beneficios del pasado. Es una perspectiva errónea que precisa de un estudio más exhaustivo para conservar la riqueza que durante años han forjado.